4 Razones por las que celebrar las pequeñas victorias

razones por las que celebrar las pequeñas victorias
Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest

¿Estás buscando formas de cultivar más motivación, compromiso, o satisfacción en la vida? Celebrar las pequeñas victorias consistentemente podría darte toda la energía que necesitas.

Tabla de contenidos

¿Qué es una "pequeña victoria?"

Primero, establezcamos lo que es una “pequeña victoria”. Las pequeñas victorias son cualquier cosa en la que te comprometas que te alinee con tus intenciones. Esto puede estar relacionado con el trabajo, con las relaciones personales o profesionales, cambios de hábitos, y básicamente cada aspecto de tu vida.

Las victorias pequeñas pueden ser fáciles de pasar por alto, especialmente si te has criado con una dieta de auto crítica y perfeccionismo.

Por ejemplo, digamos que intentas ser menos crítico con los demás. Una pequeña victoria podría simplemente ser darte cuenta cuando empiezas a pensar algo juicioso sobre otra persona. Aunque el pensamiento sigue estando ahí en tu cabeza, al menos te has dado cuenta y has advertido ese pensamiento.

Prestar atención a tus pensamientos te abre la puerta a preguntarte porque una persona puede pensar de una forma con la que no estás de acuerdo, y preguntarte si quizás tu eres el que no lleva la razón. Eso es la consciencia. Y dicho esto, la consciencia es la clave para lograr una vida plena y satisfactoria.

¿Por qué celebrar las victorias pequeñas?

En lugar de celebrar las pequeñas victorias, ¿Por qué no solo esperar a que las grandes victorias te lleven a alcanzar al felicidad?

Imagina que llaman a la puerta de tu casa y llega una persona con un cheque enorme gritando, “¡Enhorabuena! ¡Acabas de ganar 3 millones de euros/dólares!” ¿Cómo sería celebrar una gran victoria como esa? Tan solo de pensar en esta situación seguro que te entran ganar de saltar y bailar, ¿No?

Seguramente, con esa suma de dinero, no solo te sentirías motivado/a y comprometido/a, sino que también tendrías una felicidad y satisfacción infinita, ¿Verdad? De acuerdo a ciertas investigaciones, las personas que ganan grandes cantidades de dinero se sienten más satisfechas con la calidad de sus vidas en general. Sin embargo, estas personas no experimentan más felicidad en su día a día que otra persona cualquiera. Tan solo esperan a conseguir grandes victorias ya que tienen el listón muy alto.

De hecho, Internet está lleno de artículos que exaltan las virtudes de celebrar las pequeñas cosas en la vida. Pero la felicidad solo es una de las miles de razones por las que deberías celebrar las pequeñas victorias en tu rutina diaria.

Las razones por las que celebrar las pequeñas cosas pueden segmentarse en 4 categorías principales:

  • Energía.
  • Crecimiento personal/profesional.
  • Amor.
  • Felicidad.

1. Energía

Cuando la energía es baja, puede ser un reto proponerse o lograr cualquier cosa. Tratar de establecer unas metas, sin energía, es complicado y se entiende porque el sofá tiene tanto magnetismo de atracción en estos casos. Cuando celebras tus pequeñas victorias, te darás a ti mismo/a la energía suficiente que se irá añadiendo a lo largo del tiempo para ayudarte a conseguir tus propósitos.

Pruébalo ahora mismo. Piensa en algo pequeño que puedas conseguir hoy. Podrías sacar la basura aunque haga mucho frío afuera, estés muy cansado/a, y no quieras hacerlo. Dite a ti mismo/a, “Estoy muy orgulloso/a de ti por salir con estas condiciones meteorológicas tan terribles para mantener la casa limpia y ordenada.”

O quizás puedas celebrar pequeñas cosas como elegir té en lugar de café por la tarde. ¿Cómo se siente celebrar estos pequeños logros? ¿Qué experimenta tu cuerpo cuando señalas esas pequeñas victorias que consigues a lo largo del día?

A lo largo del tiempo, te darás cuenta de que las pequeñas celebraciones te inyectan una energía que se irá acumulando. Aunque probablemente seguirás odiando sacar la basura, al menos tendrás la energía para hacerlo.

Una vez que empieces a experimentar más energía, podrías darte cuenta que te sientes más motivado/a para comprometerte con todas las tareas (grandes y pequeñas) de tu lista de cosas pendientes. Esto se convierte en un bucle positivo. Logras algo, lo celebras, incrementa tu energía para lograr más cosas, y repites. De hecho, hay evidencias que sugieren que celebrar las pequeñas victorias te llevan a lograr cosas mayores.

Lo contrario también es verdad. Cuando no te comprometes con las pequeñas cosas, imagina lo complicado que puede llegar a ser conseguir los grandes retos. Ahora que hemos visto esto desde dos ángulos diferentes, celebremos tu habilidad para cambiar tu perspectiva en este tema tan hábilmente.

2. Crecimiento personal/profesional

Reconocer las pequeñas victorias te ayudan a mantener el ritmo y conocer lo lejos que has llegado. Esto resulta especialmente útil cuando estás intentando crear un nuevo hábito o hacer un cambio en tu estilo de vida.

Los cambios en los comportamientos pueden ser algunos de los mayores retos que comenzamos. Estos también pueden ser los más beneficiosos cuando estás en el camino de un crecimiento personal o profesional y tu desarrollo. Puede ser fácil caer en la trampa de “todo o nada”.

Por ejemplo, muchas personas sienten que si no pueden logran un cambio de comportamiento (como quitarse de fumar) la primera vez que lo intentan, entonces podrían también rendirse.

El refuerzo positivo a través de celebrar las pequeñas victorias te ayuda a recobrar el ánimo después de un bache temporal. “Solo me fumo 3 cigarros al día” podría ser la pequeña victoria que te llevará a fumarte 2 mañana.

El crecimiento en cualquier área de la vida es un proceso. Este proceso requiere el uso de herramientas. Celebrar las pequeñas cosas es una herramienta intencional que querrás usar en el proceso de convertirte en la persona que quieres ser.

3. Amor propio

Se dice que la educación es la inversión más importante que puedes hacer. Imagínate si estás intentando acabar tu grado universitario pero te auto criticas hasta el punto de tener un grado de ansiedad muy alto. Si no tienes amor propio, no importa cuanto dinero te gastes en tu educación. ¡Nunca acabarás tu carrera!

Por tanto, el amor propio es la mejor inversión que podrás hacer jamás. Tu eres la única persona con la que estarás el resto de tu vida. Cuando te amas incondicionalmente, serás capaz de sobrepasar cualquier obstáculo en la vida o cualquier tormenta. Celebrar tus pequeñas victorias es solo una de las muchas formas de cuidar de ti mismo/a.

¿Qué hace la gente cuando se casa? ¡Lo celebran! ¿Qué haces en los cumpleaños para mostrarle a alguien que estás feliz de que naciera? ¡Lo celebras! ¿Por qué celebramos? Porque las celebraciones demuestran nuestro amor por los demás. Por tanto, cuando celebramos activamente las pequeñas victorias, estás afirmando el amor que te tienes a ti mismo/a.

Celebrar tus pequeñas victorias es una forma poderosa para demostrar que te das cuenta de lo alucinante que eres. Te ayuda a confiar más en tus propias percepciones que mirar afuera al mundo para que te diga lo que piensan de ti. Deja de esperar a que otras personas te digan lo increíble que eres y empieza a ser consciente de todos tus éxitos.

Como beneficio secundario, el amor propio también es conocido por crear mejores relaciones con los demás. Resulta que cuando te amas a ti mismo/a, mostrarás a los demás como quieres ser tratado.

¿Esto no sería presumir de mi mismo/a? Te podrías preguntar. No. Es mostrar a los demás que te das cuenta de las pequeñas cosas que van bien en tu vida, lo cual significa que también eres apto/a para darte cuenta de las pequeñas cosas que van bien en las vidas de los demás. Verte celebrar tus victorias puede ser una invitación para los demás para que celebren sus propias victorias también. Muy pronto, te verás rodeado de personas celebrando contigo y tu celebrando con ellos/as.

4. Felicidad

Nuestra misión para ser felices no es de hecho el foco de nuestras vidas. En lugar de ello, sería mejor para nosotros/as diseñar nuestras vidas alrededor de encontrarle significado.

Así que, ¿Por qué la felicidad es mencionada en casi todos los artículos acerca de celebrar las pequeñas victorias, incluyendo este mismo? Porque es lo que queremos. Ya que resulta que, el camino para lo que que queremos no es un camino directo.

La alegría, y la felicidad, no son metas en sí mismos, pero estos son el producto de aquellos momentos cuando estamos haciendo lo que es correcto para nosotros y nosotras.

La felicidad es un derivado. Cuando estamos totalmente involucrados en nuestras vidas, nuestra confianza aumenta bastante, nuestras acciones se unen a nuestras intenciones, nuestro amor por los demás crece, y experimentamos una vida completa, llena de significado. Así que, si quieres experimentar la felicidad, debes encontrar formas de incorporar significado a tu vida. Celebrar tus pequeñas victorias puede ser un catalizador para encontrar este significado.

Dicho de otra forma, si no estás preparado/a para dejar ir la búsqueda por la felicidad, trata de visualizar la felicidad como algo práctico. Y si quieres una forma probada para involucrarte con esta práctica, trata de celebrar todas tus pequeñas victorias.

Ahora que tienes algunas razones para celebrar las pequeñas cosas, celebremos que llegaste hasta el final de este artículo. ¡Bien por ti! Leyendo esto, invertiste en ti mismo/a. ¡Enhorabuena!

¿Y ahora qué?

Considera tener un diario de tus pequeñas victorias. Al final de la semana, puedes leerlo todo lo que celebraste, lo cual te ayudará a experimentar la acumulación de todas tus pequeñas victorias. Y si quieres experimentar incluso una victoria mayor, vuelve a leer tu diario de celebraciones al final del año.

¿Estás considerando en empezar a celebrar tus pequeños logros o ya lo haces? ¿Qué métodos incluirías para hacer esta práctica más completa? ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

Facebook
Twitter
WhatsApp
Pinterest

También te puede interesar

Deja un comentario